Por : Lorena Gualteros  /   28 de octubre de 2019 11:45pm

 

Los Smart Contracts o “Contratos Inteligentes” han sido un sueño desde los años 90. Nick Szabo, ingeniero de sistemas y criptólogo húngaro, fue el primero en pensar en unos protocolos informáticos que permitieran evolucionar rápidamente el comercio electrónico, sin necesidad de utilizar tanto papeleo legal. La necesidad de que las herramientas legales se transformen y sean más eficientes para los actores del mercado, han permitido que incursionen nuevas tecnologías en el mismo, transformándolo rápidamente.

¿Quien se ve beneficiado con su uso? 

Son varios los sectores que se han visto beneficiados de los cambios disruptivos generados por las nuevas tecnologías, entre los que se resaltan el sector comercial y bancario. Particularmente, en el sector comercial la tendencia del comercio electrónico es cada vez mayor, contando con mercados como eBay, mercado libre, eCommerce, Aliexpress, entre otros, y con plataformas de economía colaborativa como Uber y Airbnb. La implementación de estas nuevas formas de mercado ha suscitado que las transacciones sean cada vez más rápidas y que requieran menos tramitología legal.

Los Smart Contracts se convierten entonces en una solución a las necesidades del mercado. Como su nombre lo indica, los contratos “inteligentes” permiten superar las prácticas legales obsoletas y ejecutar las relaciones contractuales de una manera fácil y rápida, permitiendo así que se garantice el cumplimiento de los mismos, sin necesidad de que intermedien terceros.

¿Y eso con qué se come?  

Los Smart Contracts se componen de “scripts” o códigos informáticos, escritos con lenguajes de programación que permiten almacenar una gran cantidad de información legal que es necesaria para la creación del contrato. La tecnología “Blockchain” que utilizan, permite registrar, almacenar y compartir datos digitales de forma distribuida en múltiples participantes de una plataforma, sin necesidad de la intervención de un administrador centralizado. De esta manera, la herramienta permite repensar los diferentes procesos que requiere la gestión de activos de terceros como por ejemplo, el manejo de identidad de los clientes y la interoperabilidad de los sistemas cambiaros.

Este sistema, permite a su vez, que se garantice la ejecución del contrato, sin necesidad de acudir a un tercero que intervenga para que se cumpla lo pactado entre las partes. Así, no sólo disminuye los costos de transacción de los contratos, sino que permite que los mismos se ejecuten automáticamente, eliminando el riesgo moral o de fraude que comúnmente se presenta en los contratos físicos.

Pero, ¿qué consecuencias va a traer esta disrupción?  

Son muchos los beneficios que tienen los Smart Contracts, sin embargo también representan un gran reto para el sector legal que aún funciona, en gran parte, a través de practicas legales obsoletas. De acuerdo con Pertusa, responsable de Estrategia y Transformación Digital en Banca de Inversión de BBVA, el desafío “no es solo trasladar todo el lenguaje a un mundo computacional, sino que además se tienen que dar muchos avances para lograr su validez jurídica y estandarización en la industria”.

De esta forma, es evidente que en un mercado competitivo, el papel de los profesionales en derecho tiene que cambiar, pues ya no se requiere de abogados que creen, adjudiquen y operen contratos individuales, sino de abogados que entendiendo el poder de la tecnología, tengan la capacidad de adaptarse a los Smart Contracts. El reto se fundamenta en ajustar y flexibilizar el formalismo exigido normativamente para darle sustento jurídico a los contratos inteligentes que sean desarrollados y suscritos digitalmente, sin que se pierda la calidad o la validez que estos acuerdos requieren.

¿Qué debemos esperar?  

En últimas, si bien los SmartContracts son una evolución del sistema legal, no son una sustitución del mismo. La tecnología Blockchain que utilizan estos contratos, es una herramienta muy potente para crear nuevos productos o modelos de negocio, pues permite que se celebren contratos blindados de mayor seguridad jurídica y cuya ejecutabilidad implica menores costos, mayor eficiencia y una mayor potencialidad en el desarrollo de los acuerdos comerciales.

 


 
Jennifer Lorena Gualteros Vanegas. 
Abogada.
L&B TECH.

Bogotá, Colombia.

Investigadora en tendencias y desarrollo de herramientas que buscan la sistematización y armonización del derecho.
 
Lorena cree que el derecho se debe transformar conforme la sociedad avanza. El uso de herramientas tecnológicas permite que el derecho sea más eficiente y tenga una cobertura mayor. Los abogados tienen que adaptarse a los cambios disruptivos que traen las nuevas tecnologías y poner sus conocimientos al servicio de los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *